ES INTOLERABLE. DESPERDICIAMOS UN TERCIO DE LA COMIDA QUE COMPRAMOS.


El programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP)  inició un informe, por medio del cual, induce a los empresarios, productores de alimentos y a los gobiernos del mundo a trabajar para disminuir los desperdicios de alimentos. Se persigue, hacer tomar conciencia a la sociedad sobre la crisis alimenticia, pues hoy en dí­a, una cantidad mayor a la mitad de la comida se pierde durante el cultivo o se deshecha posteriormente.

De acuerdo con la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), alrededor de un tercio de la producción mundial de alimentos (alrededor del 30 a 40%), se pierde o se desperdicia cada año. Es inadmisible, mientras un gran parte de la población sufre hambre y desnutrición.

Otras consecuencias muy importantes son plagas, olores, líquidos tóxicos y gas metano, mucho más potente que el CO2.


Los resultados son plagas, olores, líquidos tóxicos y gas metano mucho más potente que el CO2. - See more at: http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&prev=/search%3Fq%3Dfood%2Bwaste%2Bsolution%26biw%3D1143%26bih%3D705&rurl=translate.google.es&sl=en&u=http://www.nofoodwaste.com/&usg=ALkJrhgAW2baqoT5YkpJZsGN9c_Rgy1epw#sthash.vrxhSMyx.dpuf

Un estudio de 2011 realizado por el Instituto Sueco de Alimentación y Biotecnología (SIK), en nombre de la FAO, las pérdidas globales Food and Food Waste, distingue entre "la pérdida de los alimentos" y "residuos de alimentos".

PÉRDIDA DE ALIMENTOS: mide la disminución de la masa comestible, que se producen en las fases de producción, cosecha, post-cosecha y procesamiento y es muy importante en los países en desarrollo, debido a la pobre infraestructura, bajos niveles de tecnología, y la baja inversión en los sistemas de producción de alimentos. Las pérdidas se producen cuando el grano está infestado por plagas, hongos, microbios. También contamos con las pérdidas de alimentos económicos resultantes de los bajos precios y la falta de acceso a los mercados para el grano de mala calidad, o alimentos contaminados. Las pérdidas de alimentos contribuyen a los altos precios de los alimentos mediante la eliminación de parte de la oferta de alimentos en el mercado.

Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los motivos por los que se tiran los alimentos son los que aparecen en el siguiente gráfico:


El desperdicio de alimentos es un problema propio de países más industrializados, en donde vendedores minoristas y los consumidores finales, arrojan toneladas de comida a la basura. 

Anualmente en Europa y Norte América se producen entre 95 y 115 kg de basura per capita, mientras que en países como África sub-Sahariana y el sureste asiático únicamente se producen 6 a 11 Kg/año.

 

Los consumidores, muchas veces somos responsables en gran medida. Realizamos compras desmedidas. Nos dejamos influenciar por las ofertas o determinadas campañas publicitaria de grandes almacenes, como pueden ser los "2x1", "3x2", etc. Acción especialmente delicada cuando se trata de productos muy perecederos y de vida útil muy corta como las frutas y vegetales. Atiborramos las neveras, creando un foco del cultivo impresionante y muchas veces cuando se va a consumir ya es tarde y están ya en proceso de descomposición.

Cada día los supermercados tiran enormes cantidades de comida comestible. En Europa, más de 89 millones de toneladas de alimentos está siendo desechados. Es INACEPTABLE. 

La falta de recursos, hace que cada día, muchas personas se lancen a las calles en busca de contenedores de basura. Buscan restos de alimentos de todo tipo: frutos comestibles, carne, bollería  o vegetales, etc. en el exterior de supermercados y restaurantes. En ocasiones, es la única forma que tienen de poder alimentar a sus familias. Relatan que es increíble lo que pueden encontrar,  productos, a veces, en perfecto estado e incluso artículos de gran calidad.

Ni duda cabe que la culpa no es de los supermercados, ellos cumplen la ley que les impone sanidad en cuando a márgenes de venta y caducidad de productos frescos.

Soluciones...

Fesabal (La Federación Española de Bancos de Alimentos) calcula que con los productos frescos desechados por los supermercados al año, se podrían alimentar a 43.000 familias de cuatro miembros de media, durante todo esa año.

Parece que en los últimos años y debido a la crisis mundial, muchos establecimientos, han llegado a acuerdos con ONG´s y comedores sociales, para realizar donaciones de alimentos controladas, aunque deben  garantizar las condiciones higiénico-sanitarias de los productos. Sanidad no permite la donación a entidades que no cuenten con la infrastructura necesaria para el mantenimiento y distribución posterior de los alimentos donados: furgonetas isotérmicas o refrigeradas y  cámaras de almacenamiento, entre otros.

Aunque según la OCU, sólo el 20% de los supermercados dona lo caducado a una ONG. Hay cadenas de supermercados que abaratan el precio de los productos cuando está cerca de caducar, o casi a última hora cuando van a cerrar el fin de semana y esos productos frescos no se pueden volver a almacenar para vender la siguiente semana.

Otra solución es la realización de campañas para concienciar a los consumidores sobre la realización racional de su compra y la conservación adecuada de los alimentos, para no tener que desperdiciarlos posteriormente, así como comer y echar en el plato sólo la cantidad de comida  necesaria.

Algunas noticias en prensa destacables esperanzadoras:

0 comentarios :