¿CUECES, ENRIQUECES, O PERECES?. CUESTIONANDO EL ALUMINIO EN LA COCINA.

Una duda frecuente que se les plantea a muchos consumidores es, la posible toxicidad del aluminio que utilizamos en el entorno alimentario. Se usa en utensilios, recipientes de cocción, o como material de envasado, como el famoso y de uso extendidísimo papel de aluminio.

El aluminio es un metal que el cuerpo necesita en cantidades muy pequeñas, pero en concentraciones mayores puede ser tóxico.

Siempre es preferible utilizar otro tipo de materiales que no entrañen ningún riesgo o éste sea mínimo.


En el caso del papel de aluminio, se recomienda no usarlo para envolver alimentos de naturaleza ácida, como el tomate, salsas con vinagres, limón, kétchup, etc. La acidez de estas sustancias va a acelerar la oxidación del aluminio, pudiendo "corroer" el papel durante una exposición prolongada, y algo peor, pudiendo filtrar partículas de aluminio a los alimentos en forma de sales, afectando a su sabor, y lo más grave, hacer peligrar nuestra SALUD, ya que en nuestro organismo se acumula y éste no tiene capacidad para eliminarlo.


El principio básico del presente Reglamento es que:

"Cualquier material u objeto destinado a entrar en contacto directo o indirectamente con alimentos ha de ser lo suficientemente inerte para evitar que se transfieran sustancias a los alimentos en cantidades lo suficientemente grandes para poner en peligro la salud humana, o para ocasionar una modificación inaceptable de la composición de los productos alimenticios o una alteración de las características organolépticas de éstos."


Dicen los expertos que en condiciones normales, la migración del aluminio a los alimentos es poco importante, excepto en casos en los que el alimento es de naturaleza ácida, como anteriormente se mencionó. No es menos cierto, que ha sido prohibida su utilización en muchos países de todo el mundo. Por ejmplo, en Italia ningún resturante puede utilizarlas por expresa prohibición del Gobierno y en otros países como Alemania, Francia, Bélgica, Reino Unido, así como en EEUU, tampoco.

La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), mediante un estudio, determinó que "un alimento en contacto con papel o recipientes de aluminio contribuye al aporte de este mineral, en especial, en el caso de alimentos ácidos".

De acuerdo con el informe del JECFA (Comité Mixto FAO/OMS de Expertos sobre Aditivos Alimentarios), la exposición al aluminio por contacto con materiales y utensilios alimentarios en cocinas no deberá superar los 0,1 mg/kg/día. Tenemos que tener en cuenta que hay otras fuentes a través de las cuales también estamos expuestos diariamente, como son, el agua mineral, los aditivos y los propios alimentos que lo aportan en ciertas cantidades. Al final por efecto acumulativo sobrepasamos los niveles tolerables.




    Debería existir un acuerdo a nivel global    






¿QUÉ OCURRE CON EL ALUMINIO ANODIZADO?


olla aluminio anodizado
Es más seguros, sin duda. Los utensilios de aluminio anodizado reciben un tratamiento especial que lo protege de la corrosión y lo sella (este material es de diferente color en interior y exterior) con lo que no se incorpora el aluminio que contiene a los alimentos. Sin embargo, durante los procesos de cocción largos, lentos, los cambios en el sabor de los alimentos y el color asociado con utensilios de aluminio puede ocurrir igualmente.



EFECTOS SOBRE LA SALUD DEL ALUMINIO.

Según Joaquín Velázquez Alvarez, Catedrático del la Universidad Interamericana de Puerto Rico y Ex-presidente Asociación de Naturópatas de P.R.  "entre los problemas de salud investigados, destacan: problemas gastrointestinales, envejecimiento prematuro, cerebrales, daños al hígado, riñones, pulmones, cáncer de vejiga, anemia, problemas pediátricos, sistema nervioso, mentales, colicos, pobre metabolización del calcio, dolor de cabeza, perdida de memoria, dolores de huesos y musculares, deficiencia crónica de calcio y cambios de minerales en el organismo y baja absorción intestinal, en personas que han trabajado por mucho tiempo en plantas de aluminio tienen problemas de coordinación y balance al caminar, e incluso la muerte".  


Fuente:www.instructables.com

La toxicidad se atribuyen al uso de utensilios de cocina que están fabricados con metales tóxicos, tales el aluminio, plomo, teflón, hierro colado con plomo y al uso de ollas a presión. También resulta otra fuente tóxica usar en exceso algunos antiácidos y otras medicinas recetadas como por ejemplo, medicamentos para la artritis como: el Ascriptin, Bufferin y Vanquish.., en donde aparece el metal, así como en algunos antiinflamatorios, al igual que en algunos aditivos alimentarios, como en polvos para hornear y bebidas que contienen hidróxido de aluminio.

Evidencias científicas que lo apoyan

Dr. Levick, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, desde 1930, señala que la corrosión y erosión de la olla de aluminio va a los alimentos vía digestiva, vía circulatoria y al final se deposita en el cerebro.
  • Dr. Craper Donal, de la Escuela de Medicina de Toronto señala que el aluminio es muy tóxico al cerebro, siendo asociado con el Alzheimer.
  • Dr. Dreisbach y Dr. Robertson, autores del "Manual de Toxicología Clínica", han señalado que: "Hidróxilo de aluminio en personas con disfunción renal o con problemas renales es fatal", hallazgos patológicos en muertes producidas por ingestión de sales de aluminio. También se encontraron problemas gastrointestinales, hemorragias, lesiones al hígado, riñón, vómitos y colapso.
  • Dr. Mclachlan, D., profesor de fisiología y medicina de la Universidad de Toronto en investigaciones realizadas con animales también confirma que el aluminio inyectado por él a varios gatos directamente a sus cerebros, les produjo síntomas similares a los que presentan pacientes de Parkinson y Alzheimer.
  • Dr. Liss, L., profesor de patología y psiquiatría de la Universidad del Estado de Ohio, EE.UU., en estudios con conejos y utilizando fuertes dosis de aluminio, obtuvo idénticos resultados que sus colegas, nuorofibrilación 
  • Dr. Charles Betts, señala: "Que los problemas abdominales de la población es atribuida al modo de cocinar y condimentar sus alimentos, especialmente en utensilios de aluminio que desprende un raro veneno (toxemia) produciendo en el organismo humano úlceras gastrointestinales y, a la larga, el cáncer". "Comprobé que el metal se disuelve y genera un gas cuando se combina con el álcali de la sosa gaseosa y un líquido (agua)". 
  • Letter. Lancent, Revista profesional médica de Francia señala: "como las preparaciones a base de aluminio afecta los tejidos conectivos de hombres mayores de 48 años o mas, en hemodiálisis para problemas crónicos del riñón, cuando se aplica de 4 a 10 gramos de hidróxido de aluminio al día, por espacio de cinco.
Hay alternativas de materiales más saludables en la cocina. Por ejemplo, recipientes esmaltados de porcelana, que presentan un acabado vítreo en la cerámica, no reaccionan con la comida, resisten los arañazos, y no se manchan ni retienen olores. Son prácticamente inertes y seguros de utilizar para la cocción.

Fuentes:
http://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/sociedad-y-consumo/2012/06/06/210072.php
http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/
http://www.gencat.cat/salut/acsa/html/es/dir3226/acsabrief032012aluminio.pdf
http://davidhuerta.typepad.com

0 comentarios :