Los PCB´s. "Uno de los doce contaminantes más nocivos fabricados por el ser humano".


El Policloruro de bifenilo (PCB) o bifenilos policlorados, está considerado según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, como uno de los doce contaminantes más nocivos fabricados por el ser humano.


QUÉ SON

Ante todo, una MEZCLA  DE COMPUESTOS QUÍMICOS. Se presentan en estado líquido, aceitosos o sólidos, desde incoloros a amarillo claro e incluso algunos PCB´s pueden existir como vapor en el aire. No tienen olor o sabor especial. Su uso mayoritario  fue en la década de los 70 a nivel industrial como aislante y lubricante de equipos eléctricos de  transformadores, interruptores, condensadores y termostatos.



NORMATIVA SOBRE SU USO


La legislación actual dentro de la UE limita su uso sólo dentro de los “Sistemas cerrados”. Su fabricación está prohibida casi a nivel mundial, por ejemplo desde 1977 en Estados Unidos y desde 1983, en Alemania.

Hasta su prohibición en España en 1986, los PCB se comercializaban en mezclas de hasta 50 sustancias diferentes, con distintas denominaciones. ASKAREL y PIRALENO eran los más conocidos.  Sin embargo, los PCB siguen generando riesgos para la salud y el medio ambiente, ya que muchos aparatos que los contienen no se han descontaminado, encontrándose dispersos en miles de centros de trabajo, postes eléctricos o almacenes .

Quedó más que demostrada su toxicidad ambiental, pero debido a la forma de uso y a sus aplicaciones industriales, se hacía casi imposible controlar las emisiones ya realizadas, previamente, al medio de estos productos.

Hoy, los PCB, están ampliamente difundidos en el medio ambiente, ya sea por vertido directo de las industrias que los utilizaron o por combustión y vertido a ríos y aguas marinas de desechos contaminados.


EFECTOS SOBRE LA SALUD .


Los PCB, una vez ingeridos, se acumulan principalmente en tejidos ricos en lípidos, como puede ser el tejido adiposo, el cerebro, hígado, etc. El efecto más común, en gente expuesta a grandes cantidades de BPC´s son efectos en la piel como acné o sarpullido. Otros síntomas derivados de una intoxicación por PCB son náuseas, vómitos, pérdida de peso, dolores en el bajo vientre, incremento de secreciones oculares, ictericia, edemas, cansancio, pigmentación de las uñas, etc.., además de efectos hepatotóxicos a medio y largo plazo.
En las mujeres embarazadas, se puede producir una transferencia de la madre al feto (daños teratogénicos) del contaminante durante la gestación, pudiendo provocar una desarrollo del sistema nervioso lento y como consecuencia, coeficientes de inteligencia menores de los niños al crecer.



En la fauna los PCB pueden producir carcinogénesis y efectos mutagénicos y teratogénicos (malformaciones del feto).
En las plantas, los efectos se refieren principalmente a una disminución de la velocidad de la división celular y la fijación de CO2 en algas, además de una inhibición del crecimiento.
Los PCB entran al organismo a través de los pulmones, el tracto gastrointestinal y la piel. Por su dependencia del pescado y de animales con cantidades elevadas de tejido adiposo, las poblaciones más expuestas a los PCB son las próximas a las regiones árticas.
En EE.UU. y Canadá se ha estimado que el conjunto de población posterior a la difusión masiva de PCB ha podido nacer con entre un 5% y un 7% de disminución intelectual respecto a las generaciones anteriores, sobre todo en lo que afecta a la memoria.
Los sucesos de Japón y Taiwán (1968 y 1979 respectivamente), fueron los casos más graves de intoxicación humana por PCBs.





PRINCIPAL ENTRADA EN LA CADENA ALIMENTARIA.


Los BPCs entraron en el aire, el agua, y el suelo durante su procesado, uso y disposición; a través de derrames accidentales y escapes durante su transporte; y por escapes o incendios de productos que contenían BPCs.

Los BPCs aun pueden liberarse al medio ambiente desde sitios de residuos peligrosos que los contienen, por disposición ilegal o inapropiada de residuos industriales y productos de consumo, en escapes de transformadores antiguos que contienen BPCs, y al quemar ciertos residuos en incineradores.

No se degradan fácilmente en el ambiente, por lo que pueden permanecer en un entorno por largo tiempo. Pueden viajar largas distancias en el aire y ser depositados en áreas distantes del lugar de liberación. En agua, una pequeña porción de los BPCs puede permanecer disuelta, pero la mayor parte se adhiere a partículas orgánicas y a sedimentos del fondo. Los BPCs también se adhieren fuertemente al suelo. 

La principal entrada de PCB´s en la cadena alimentaria, se produce sobretodo en alimentos del mar, pescados y mariscos, debido que el placton, del que se alimentan estos organismos,, tiene capacidad de absorber PCB desde los sedimentos marinos. La concentración de PCB va en aumentando a través de la cadena alimenticia, es lo que se llama:

 BIOMAGINIFICACIÓN, siendo el hombre el último eslabón y por tanto el que recibe mayores cantidades del tóxico.



Debido a su amplia difusión ambiental, se han encontrado PCB en diferentes productos como leche y sus derivados, tejido adiposo (humano y animal) y otros órganos con contenido graso como el cerebro y el hígado. Por ejemplo, en el  salmón de granja, alimentado con pescado que ha absorbido PCBs en su ambiente. 



 


¿Actualmente, se siguen produciendo?.


Se siguen liberando al medio ambiente PCB menos conocidos, no como producto comercial, sino como subproductos no intencionales, derivados de procesos de producción, como pueden ser, según estudios recientes, los utilizados para fabricar ciertos pigmentos llamados Azo, Diarílidos y Ftalocianina(**), que se emplean en colorantes, tintas, pinturas, papel, textiles, plásticos, piel, cosméticos y alimentos, entre otros.

Hasta hace poco, se creía que el origen del los PCB´s detectados en el medio ambiente eran de fuentes antiguas, que permanecías en el medio, pero ahora sabemos con los medios analíticos actuales, que muchas mezclas detectadas en aguas residuales, aire o sedimentos, proceden de fuentes nuevas, que nada tienen que ver con las mezclas comerciales de hace años y que actualmente están prohibida. La profesora adjunta de Ciencias Ambientales de la Universidad Rutgers, Lisa Rodenburg, realizó una investigación, en la cual probó directamente productos impresos o coloreados con pigmentos asociados a los PCB derivados, establece más vínculos entre los pigmentos y los PCB en el medio ambiente.

Entre los productos impresos probados por Rodenburg se hallaban periódicos a color, papeles brillantes de revistas, bolsas de plástico y cajas de cereales y de otros alimentos. Además de los pigmentos orgánicos, las investigaciones de Rodenburg indican que ciertos procesos de fabricación de dióxido de titanio pueden producir también subproductos de PCB. 

(**) Los pigmentos azo y diarílidos se utilizan principalmente para hacer amarillos,
 pero también para hacer algunos rojos y naranjas, mientras que los pigmentos de ftalocianina
 se utilizan sobre todo para hacer azules y verdes.

Referencias:


0 comentarios :