EL TRIPTÓFANO, ALIADO DEL BUEN HUMOR Y BUEN DORMIR

El triptófano es uno de los llamados "aminoácidos esenciales", es decir, aquellos que sólo podemos obtener  a través de la alimentación. Nuestro organismo, por sí mismo, no los puede fabricar. 




Los aminoácidos, son la base de las proteínas, y por tanto, un pilar imprescindible para la vida. Podemos imaginarlos como los ladrillos a partir de los cuales, se formarán músculos, órganos, glándulas, uñas, pelo, neurotransmisores, etc.

Uno de las papeles más importantes del triptófano en nuestro organismo es como  precursor de un neutotransmisor llamado SEROTONINA.


Los NEUROTRANSMISORES son mensajeros químicos que utilizan las células nerviosas para comunicarse entre sí, este proceso se llama sinápsis. Cada uno de ellos, es responsable de funciones cerebrales específicas. Cuando hay un desequilibrio, el impulso nervioso se distorsiona o inhibe y tiene consecuencias importantes en nuestro organismo.

La SEROTONINA, llamada también "Hormona de la Felicidad", es uno de los neurotransmisores más importantes. Se encarga de hacernos sentir bien. Su función es la de equilibrar o balancear las emociones, evitando trastornos psiquiátricos, como: la depresión, el exceso de agresividad, ansiedad, trastornos obsesivo-compulsivo, migrañas, etc...


A partir de la serotonina, se va a poder segregar desde la glándula pineal, la MELATONINA, responsable de ayudarnos a conciliar el sueño. 


Por lo tanto, el triptófano, también desempeña un papel fundamental en el equilibrio de los patrones normales del sueño.



Algunos de los efectos relacionados con los niveles bajos de serotonina precisamente son

  • depresión
  • migraña
  • dolor de espalda
  • falta de aire
  • problemas de sueño
  • eyaculación precoz
  • síndrome premenstrual
  • bulimia y anorexia
  • problemas obsesivos compulsivos
  • etc...
Cuando tomamos un medicamento antidepresivo, por ejemplo, tipo Prozac, lo que hace es regular los niveles de serotonina en el cerebro. La acción principal es INHIBIR SELECTIVAMENTE LA RECAPTACIÓN DE LA SEROTONINA por neuronas adyacentes, quedando mayor cantidad de la serotonina para poder participar en la sinapsis neuronal como neurotransmisor.

Podemos producir este efecto de manera natural sin recurrir a la medicación,
evitando así efectos secundarios nada deseables. Es posible aumentar los niveles de triptófano en nuestro organismo mediante la alimentación y así, producir más serotonina.

El triptófano, además de ser un precursor de la serotonina, es también un precursos de la NIACINA o VITAMINA B3. Su función en el organismo es ayudar al correcto funcionamiento del aparato digestivo, el buen estado de la piel y los nervios.



    Los alimentos ricos en triptófano son: 

Los lácteos, la carne magra, el pollo, el pavo, pescados (salmón, atún) y mariscos (camarones), las legumbres (lentejas, guisantes, soja), los frutos secos (nueces, avellanas, cacahuetes,...), ciertas semillas (girasol, sésamo), cereales (avena, germen de trigo, arroz y cereales integrales), frutas (aguacates, plátano, uvas, mango) la miel de abeja, verduras (espinacas, calabaza, espárragos, coliflor, apio,  cebolla).



Pongamos cada día en nuestra mesa, medicina natural antidepresión.